Blog de información local de Alcalá de Henares

Cuchillas para todos

Deja un comentario

1000338_715338425160171_724895030_n

Imagen: Artsenal JF

A principios de mes nos estremecíamos al conocer el triste suceso en Lampedusa, donde hubo dos naufragios con cientos de personas muertas y desaparecidas en el mar. Hace pocos días, nos enteramos del hallazgo de 87 cadáveres de familias enteras muertas de sed en el desierto de Níger.

El que estos hechos se conviertan en noticia no se debe, ni mucho menos, a la conmoción que realmente producen en nuestra hipócrita ética, sino en la casuística debido al elevado número de muertes producidas en sendos incidentes. No nos afecta que sus sueños se tiñan de sangre y horror, siempre que sea escalonamente para no molestar a nuestras selectivas conciencias.

Detesto hablar de inmigrantes, de inmigración, de búsqueda de una vida digna, de derechos humanos, porque todas estas palabras son socialmente prostituidas cambiando radicalmente su significado dependiendo de la procedencia de las personas que las adoptan. Diferenciamos claramente entre los que ni siquiera reconocemos como iguales, aquellos que nunca disfrutaron de derechos y arriesgan sus vidas por las migajas que puedan encontrar, de los que sin dudar valoramos como “nuestros” y con los que sí somos capaces de simpatizar.

No ha pasado ni un mes de los hechos que nos conmovieron, cuando nuestro gobierno decide volver a instalar en nuestras fronteras con África una malla “antitrepa”, compuesta por un entramado de alambre coronado con cuchillas para “disuadir” a los que se atreven a saltarlas.

Si se contempla esta medida como inevitable para hacer cumplir las leyes y protegernos de la inmigración ilegal, se debe reclamar el mismo trato de aquellos países que se puedan sentir “invadidos” por los españoles que intenten entrar en ellos de forma ilegal en busca de ese futuro arrebatado.

Por ello, propongo inventar un carnet o pasaporte obligatorio para todo súbdito español que intente entrar en otro país con la execrable idea de buscar trabajo sin papeles. Este carnet dispondría de un chip inteligente que, en el momento de cruzar la frontera, supiera reconocer la verdadera y macabra intención de nuestros compatriotas, de tal forma que sean inmediatamente paralizados por una descarga eléctrica no mortal, o sean acuchillados superficialmente como medida disuasoria. Creo que esta medida legitimaría las laceraciones en la piel de los que se atrevan a saltar nuestras vallas y conseguiríamos que la palabra “inmigrante” tuviera el mismo significado sin depender de su procedencia.

La vecina Encarna Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s