Blog de información local de Alcalá de Henares

El Henares como despensa

Deja un comentario

966578_558399137609644_667436800188558767_o

Un niño en contacto con una planta silvestre comestible llamada escorzonera o tetas de vaca. Fuente: Asociación Agua de Mayo

El río Henares es la base de la unión de más de treinta términos municipales del este de Guadalajara y Madrid. Comienza en Horna (cerca de Sigüenza, Guadalajara) y termina en los alrededores de Mejorada del Campo desembocando en el río Jarama. A su paso crea la autodenominada Comarca del Henares, que sería en realidad fruto de la mezcla de las comarcas Alcarria y Campiña. Aunque los recientes hijos de la industria moderna la conocen por Corredor del Henares. Otros lo llaman simplemente Valle del Henares.

Fuera del problema de denominación, la historia cuenta que el Henares une a varias poblaciones en torno a este río, lugar de ocio, entretenimiento, vertidos ilegales, reivindicaciones ecologistas, pesca, barbacoas, restos arqueológicos e intercambio cultural. Un abanico de posibilidades atrae a la vecindad a visitar el Henares. Pero entre ellas hay una especialmente desconocida para muchos: el campo como despensa. Allí donde hay agua, hay vegetación, y parte de ella es aprovechable como cosmético, alimento o medicina natural.

Precisamente para recordarlo, la asociación Agua de Mayo realizó el último domingo de abril un paseo por el río Henares de la mano de un buen conocedor de las plantas. Más de 70 personas interesadas por la parte productiva del río se acercaron a conocer su flora. Allí se encontraron con cardos  y “malas” hierbas con infinitas propiedades y usos, muchos conocidos tiempo atrás y que ahora se redescubren.

Lechuga-silvestre

La lechuga silvestre es una de las plantas más comunes y con diversos usos. Fuente propia

¿Quién no ha visto un diente de león? Esta hierba tan común es de las mejores medicinas y verduras de la naturaleza. Es comestible (sus hojas y flores), su raíz es edulcorante y se utliza par aromatizar el vino o la cerveza. Tiene propiedades hepáticas y digestivas. Sus flores se pueden encurtir. Contiene vitamina A, C y potasio.

No tan conocida pero sí muy interesante es la lechuga silvestre. Esta planta es comestible, pero además es el sedante por excelencia. Una infusión de lechuga seca puede terminar con cualquier trastorno del sueño (también la infusión de pétalos de amapola). Además se usa contra quemaduras y enrojecimientos de la piel.

Otras como el amor de hortelano o el cardo mariano, son plantas comestibles que se utilizan también para cuajar la leche para el queso. Por tanto, no son aconsejables para personas embarazadas o en periodo de lactancia.

Por el camino aparecieron muchas otras: malva (contra problemas intestinales), el rompepiedras (contra cálculos renales), la cardaria drava (contra el dolor de muelas), alfalfa (fortaleciente), caléndula (reguladora de la menstruación, contra la anemia), amapola (relajante) o chicoria (saneador del hígado). Sin embargo, esto es una muestra del potencial de la naturaleza henarense, que sin duda se seguirá conociendo en próximas ocasiones.

Pero cuidado. Para usar estas plantas hay que saber reconocerlas (cambian de aspecto en pocas semanas), asegurarse de sus usos y contraindicaciones, escoger las plantas más salvajes y menos domesticadas, lavarlas bien y no abusar de comer siempre las mismas. Así lo aconsejaba el guía y la propia razón.

Participante de la actividad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s